Introducción a la Auditoría Fiscal

0

Introducirnos a la auditoría fiscal no es tan complicado. Como ya hablamos en el Artículo pasado sobre la auditoría y cómo esta es una herramienta de gran ayuda para las empresas, así como de algunas de sus clasificaciones; en este artículo te explicaremos exclusivamente qué es la auditoría fiscal.

La auditoría fiscal o auditoría tributaria, como tal, no tiene una definición propia, se utiliza en el ámbito del derecho público para referirse a una inspección fiscal; ya que en el margen general de auditoría financiera, la auditoría fiscal puede ser entendida como una parte del análisis a las cuentas. Tal disyuntiva es únicamente conceptual ya que en México existen diferentes dependencias que al momento de presentar la declaración fiscal, tiene la facultad de revisar dicha información y determinar (si se detecta alguna anomalía) si es necesario realizar una auditoría; algunas de estas dependencias son: la Administración General de Auditoría Fiscal Federal, la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Tesorerías, el Instituto del Fondo Nacional para la Vivienda de los Trabajadores (INFONAVIT), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Ya habiendo aclarado lo anterior, se podría decir, que la definición de auditoría fiscal  es la unión de ambos conceptos “auditoría” y “fisco”, lo cual nos da a entender que la auditoría fiscal es la inspección de la situación tributaria de un ente, para verificar si se cumple con las obligaciones que tiene por ley.Auditoría-Fiscal-empresas

Entonces, ¿qué es exactamente la auditoría fiscal?

Por lo tanto, la auditoría fiscal, consiste en la obtención de evidencias de carácter tributario; para evaluar si se está cumpliendo debidamente con las obligaciones; analizando que la información declarada y la que hay en los registros contables concuerden; regularmente quien ordena la realización de auditorías es el Servicio de Administración Tributaria, ya que en su sistema se aloja toda la información del contribuyente, y en cualquier momento de manera aleatoria, decidir a quién realizar la auditoría; la cual puede darse de dos formas: a través de visitas al domicilio del contribuyente (oficios) o que le pida que acuda a sus oficinas, y presente la documentación que acredite su cumplimiento fiscal; pero no solo las dependencias gubernamentales pueden decidir si es necesario una auditoría, las empresas pueden contratar (personas externas) o asignar (personal de la compañía) a un auditor para la realización de está.

Para esto es necesario que el auditor analice y compare la información financiera con las declaraciones y pagos hechos por la empresa; y como en toda auditoría se emite un dictamen que proporciona a las empresas la seguridad de que está cumpliendo de forma correcta con el pago de sus impuestos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta