Introducción a la Auditoría Fiscal

0

Introducirnos a la auditoría fiscal no es tan complicado. Como ya hablamos en el Artículo pasado sobre la auditoría y cómo esta es una herramienta de gran ayuda para las empresas, así como de algunas de sus clasificaciones; en este artículo te explicaremos exclusivamente qué es la auditoría fiscal.

La auditoría fiscal o auditoría tributaria, como tal, no tiene una definición propia, se utiliza en el ámbito del derecho público para referirse a una inspección fiscal; ya que en el margen general de auditoría financiera, la auditoría fiscal puede ser entendida como una parte del análisis a las cuentas. Tal disyuntiva es únicamente conceptual ya que en México existen diferentes dependencias que al momento de presentar la declaración fiscal, tiene la facultad de revisar dicha información y determinar (si se detecta alguna anomalía) si es necesario realizar una auditoría; algunas de estas dependencias son: la Administración General de Auditoría Fiscal Federal, la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Tesorerías, el Instituto del Fondo Nacional para la Vivienda de los Trabajadores (INFONAVIT), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Ya habiendo aclarado lo anterior, se podría decir, que la definición de auditoría fiscal  es la unión de ambos conceptos “auditoría” y “fisco”, lo cual nos da a entender que la auditoría fiscal es la inspección de la situación tributaria de un ente, para verificar si se cumple con las obligaciones que tiene por ley.Auditoría-Fiscal-empresas

Entonces, ¿qué es exactamente la auditoría fiscal?

Por lo tanto, la auditoría fiscal, consiste en la obtención de evidencias de carácter tributario; para evaluar si se está cumpliendo debidamente con las obligaciones; analizando que la información declarada y la que hay en los registros contables concuerden; regularmente quien ordena la realización de auditorías es el Servicio de Administración Tributaria, ya que en su sistema se aloja toda la información del contribuyente, y en cualquier momento de manera aleatoria, decidir a quién realizar la auditoría; la cual puede darse de dos formas: a través de visitas al domicilio del contribuyente (oficios) o que le pida que acuda a sus oficinas, y presente la documentación que acredite su cumplimiento fiscal; pero no solo las dependencias gubernamentales pueden decidir si es necesario una auditoría, las empresas pueden contratar (personas externas) o asignar (personal de la compañía) a un auditor para la realización de está.

Para esto es necesario que el auditor analice y compare la información financiera con las declaraciones y pagos hechos por la empresa; y como en toda auditoría se emite un dictamen que proporciona a las empresas la seguridad de que está cumpliendo de forma correcta con el pago de sus impuestos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.