La ley de ingresos y la buena fe de los contribuyentes

0
buena fe contribuyentes

Uno de los principales ejes que mantendrá el nuevo gobierno será la “buena fe” y es que aa está presentado el paquete económico para el próximo año, el cual, por supuesto ha generado grandes expectativas, además de incertidumbre, por algunos puntos importantes que, en materia fiscal, son determinantes para los contribuyentes.

Uno de los objetivos de la ley de ingresos, contenida en el paquete, es que los contribuyentes puedan confiar en las instituciones recaudadores, no olvidemos que como principal fuente de ingresos para el Estado es la recaudación de impuestos, pero, en este sentido ¿el estado podría confiar en la buena fe de los contribuyentes para dar cumplimiento a sus obligaciones en tiempo y forma?

Intención de la ley de ingresos, actual

Sabemos que dicha ley, como cada año, establece la forma en que se obtendrán los ingresos para sufragar los gastos del estado, en todos los ámbitos, y entre los más observados siempre es el fiscal, para lo cual, en esta ocasión tiene o se observa la intención de que los contribuyentes creen ese habito de cumplir adecuadamente y conforme a las diferentes disposiciones “siempre con la mejor intención”,es decir, para el próximo ejercicio, dichos contribuyentes habrán de considerar:

Regularizar su situación en materia de lavado de dinero, si tienen obligaciones que cumplir, tendrán oportunidad de hacerlo mediante programas de auto-regularización, no imposición de multas y condonación de las mismas

Si deben pagar un impuesto propio, tendrán que pagarlo o compensarlo o acreditarlo contra el mismo en el caso de impuestos a favor

Si retienen a otros contribuyentes, habrá que enterarlo, puesto que no les pertenece

Si tienen trabajadores, tendrán que pagar lo que les corresponde, tratándose salarios, de impuestos y cuotas patronales.

La intención de la buena fe del contribuyente

Y los anteriores, son solo algunos puntos, pero, finalmente la intención de una nueva administración (recientemente instalada) es la de incentivar la cultura de la recaudación responsable (al menos de buena fe), así como aumentar la recaudación de impuestos, y por supuesto, disminuir las áreas de oportunidad; sin embargo, para los contribuyentes, todos estos cambios que posiblemente se materialicen, serán decisivos respecto de su situación financiera, lo que también hace preguntarnos ¿tendrán la mejor intención de sacrificar parte de sus ingresos para crear una mejor cultura contributiva?

Quizá se tenga la intención, pero las circunstancias en la mayoría de los casos la anulan.

Existen contribuyentes que cumplen cabalmente con sus responsabilidades, otorgándoles el beneficio de la buena fe, pero también existen otros que buscan la forma de aumentar sus ingresos sin tener que pagar tantos impuestos, y derivado de estos, es como cada año la fiscalización se ve mas fortalecida.

Por lo pronto, queda esperar a que el paquete para el próximo ejercicio se apruebe, y entonces habrá que realizar análisis mas específicos sobre cada uno de los cambios que se implementarán, y la forma en que habría que conducirnos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.