Viabilidad de reducir el IVA en zona fronteriza

2
Zona Fronteriza

Hasta el año 2013 la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en zona fronteriza era del 11% y con la reforma al Impuesto al Valor Agregado (IVA) en el año 2014 se homologo al resto del país pasando del 11% al 16%, lo anterior buscando por parte de la autoridad mayor recaudación de dicho impuesto, mejor control y evitar prácticas indebidas por algunos contribuyentes.

Después de varios años, se retoma el tema de disminuir en un 8% la tasa del IVA en zona fronteriza, sin embargo, habrá que preguntarnos, ¿Será adecuada esa medida?  ¿Qué repercusiones traerá el volver a disminuir la tasa?

Reforma 2014

En su momento antes de la reforma de 2014, fue un tema de mucha discusión cuando se decidió disminuir la tasa, se hizo hincapié en la pérdida de la competitividad que tendrían los Estados en la zona de frontera, respecto a sus homólogos en Estados Unidos. Sin embargo, para la autoridad era importante el poder tener un mejor control de dicho impuesto al homologar la tasa, aumentar la recaudación y combatir la elusión fiscal.

El artículo 2 de la LIVA establecía que “El impuesto se calculará aplicando la tasa del 11% a los valores que señala esta Ley, cuando los actos o actividades por los que se deba pagar el impuesto se realicen por residentes en la región fronteriza, y siempre que la entrega material de los bienes o la prestación de servicios se lleve a cabo en la citada región fronteriza”

Para la aplicación de la tasa del 11% se tenía que cumplir dos cuestiones: El contribuyente debía ser residente en zona fronteriza y que la entrega material de los bienes o la prestación de servicios se llevara a cabo en dicha zona, a falta de una u otra, no se podía aplicar la tasa del 11%. Para la autoridad era complejo estar llevando un control si se cumplían los requisitos para la aplicación de la tasa al 11%

Consideraciones al ajustar la tasa de IVA en Zona Fronteriza

Si la tasa se vuelve ajustar, podrían volver las prácticas indebidas por parte de algunos contribuyentes para evitar el pago del impuesto a la tasa del 16%, para ello se tendrían que implementar medidas para un mejor control y evitar la elusión fiscal. ¿Qué tipo de control se tendrá que implementar? Una práctica que se daba antes de la reforma era que los contribuyentes realizaban una operación y facturaban en la zona fronteriza bienes que en realidad no habían sido comprados en dicha zona.

Un tipo de control que se podría implementar para evitar este tipo de prácticas es que solo aquellos contribuyentes que tengan su domicilio fiscal o establecimiento en dicha zona fronteriza podrán ser sujetos a la tasa del 8%, si realizan una enajenación o prestación de servicio con otros contribuyentes ubicados fuera de dicha zona se gravará a la tasa del 16%, independientemente que la entrega del bien o prestación del servicio se realice en dicha zona.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Importación de bienes y servicios con base a ley del IVA 2018

Por otra parte, con la reducción de la tasa, la autoridad tendrá una menor recaudación con la repercusión en las finanzas públicas, sin embargo, es conveniente que los Estados fronterizos tengan una tasa preferencial para poder competir con sus homólogos en Estados Unidos. Ahora bien, para contrarrestar esa disminución en la recaudación, ¿Por qué no tomar otras medidas alternas? ¿Por qué no bajar la tasa de impuesto de manera general y hacer a una reforma a la Ley acotando algunas exenciones para contrarrestar el efecto?

Gravar algunos actos o actividades hoy exentos, por ejemplo, alimentos y medicinas (que también ha sido muy discutido el gravarlas) dejando exentas algunas partidas de la canasta básica, servicios de enseñanza, honorarios médicos, las enajenaciones y servicios relacionados con el sector primario, por mencionar algunos sectores.

El IVA es un impuesto indirecto que grava el consumo y es más fácil su recaudación que el Impuesto Sobre la Renta. Ampliando la base de actos o actividades gravadas por el IVA se podría contrarrestar el efecto de una tasa general del 8 %.

Tendremos que esperar hasta el 2019, para ver si se contempla el ajuste en la tasa del IVA en la región fronteriza, qué medidas se adopta para evitar la elusión y el efecto que tendrá en la recaudación.

2 Comentarios

  1. Creo que reducir el IVA en la zona fronteriza por las razones que ha expuesto, resulta desventajoso para los que no estamos en esa zona, y como bien lo dice, si quieren aplicar una reducción pues que sea general, ya que en lo personal considero que en la zona fronteriza tienen mas ventajas que el sur del país

    • Por cuestiones de competitividad se ha privilegiado a los Estados que están en la frontera. Una tasa generalizada con una tasa menor y desgravando actos o actividades podría ser una mejor medida para aumentar la recaudación. ¡Saludos!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.