Erogaciones no deducibles y gastos que no cumplen requisitos fiscales

0

Parte importante de una empresa son los gastos y erogaciones, y es que para que en una empresa se puedan tomar las mejores decisiones, debe basarse en la información financiera que se genere de sus sistemas contables. Es de vital importancia que estos sistemas, sean utilizados y alimentados de la forma correcta; registrando y tomando en cuenta todas y cada una de las operaciones realizadas en el curso normal de su funcionamiento.

De todas estas operaciones se encuentran los gastos, que siempre existirán varios que no serán deducibles o que por alguna razón no cuentan con su comprobante fiscal, pero aun así deben ser agregados y considerados en la contabilidad de la empresa, ya que independientemente de su no deducibilidad o su falta de comprobante, estos también causan efectos en la situación financiera.

Gastos y erogaciones que se consideran no deducibles

Las erogaciones que se consideran no deducibles, son aquellas que no son indispensables para la realización de la actividad económica, son las que con, o sin dichas erogaciones se pueden generar los ingresos;  en cambio, las erogaciones que no cumplen con los requisitos fiscales, son las que sí pudieran ser necesarias para la realización de dicha actividad, pero, ya sea por algún dato mal escrito, o falta de datos requeridos, o por no contar con el comprobante fiscal, no se pueden disminuir fiscalmente de los ingresos.

En la contabilidad de las empresas es muy común, enviar este tipo de partidas a la cuenta de No deducibles, lo que siempre ha generado polémica, ya que, una vez enviadas no es fácil apreciar cuales fueron los gastos que se realizaron, ocasionando que al momento de informar y analizar la situación financiera de la empresa, surjan dudas en cuanto a ese recurso, aunado a que, los rubros a los que debieran agregársele esta información reporten importes o saldos no fieles o verídicos.

Las normas de información financiera orientan sobre los registros de todas las operaciones, ya que todas, las internas, las transacciones y otros eventos, siempre afectan económicamente a la empresa, y al parecer no distinguen los conceptos que se comentan; por lo que se puede observar que el hecho de manejar estos conceptos de forma que se observen claramente los importes de las partidas no deducibles o los que no reúnen requisitos, puede recaer en un profesional encargado del manejo y generación de la información financiera, contador, auditor, etc., lo que más se recomienda es enviar estas erogaciones a cada uno de sus rubros correspondientes, ya que para dar cumplimiento a las obligaciones fiscales, normalmente la información se plasma en los papeles de trabajo.

Las erogaciones que se consideran no deducibles, son aquellas que no son indispensables para la realización de la actividad económica

Gastos y erogaciones deducibles

Ahora bien, no está demás definir qué son los gastos deducibles, que es la contraparte de aquellos que no lo son. Básicamente estos son todos aquellos que sí son estrictamente indispensables para la operación y que sin ellos no se podría llevar acabo o será mucho más difícil. Los dos más grandes ejemplos son la electricidad y el teléfono.

Estamos seguros que una buena leída al artículo de Gastos Estrictamente Indispensables te será de gran ayuda para comprender más esta diferencia.

Por ningún motivo se deben confundir los gastos con los costos, pues los costos están directamente relacionados con el producto y es con lo que se saca el margen de operación.

No hay comentarios

Dejar una respuesta