Otras cuentas por cobrar según la NIF C-3

0
Cuentas por cobrar

Ya habiamos analizado en el articulo de “la nueva norma de información financiera C-3 cuentas por cobrar” precisamente eso, que se consideran cuentas por cobrar y como y cuando deben reconocerse en los estados financieros.

Recordemos que la NIF C-3 define cuenta por cobrar como “un derecho exigible de la entidad al cobro de una contraprestación a cambio de la satisfacción de una obligación a cumplir que se origina por la venta de bienes o prestación de servicios”.

Dichas cuentas en los estados financieros deben de presentarse de manera segregada de las otras cuentas por cobrar, ya sea dentro del estado de situación financiera o en sus notas. Las cuentas por cobrar deben presentarse netos de sus estimaciones por su incobrabilidad, bonificaciones, descuentos y devoluciones o también pueden presentarse dichas estimaciones por separado.

Tomando en cuenta su recuperación, tienen que presentarse en el corto o largo plazo, a menos que la administración tenga una manera diferente de presentación.

Las cuentas por cobrar a corto plazo sabemos que son aquellas que se espera serán recuperadas en un plazo no mayo a un año, mientas que las  cuentas a largo plazo son aquellas que la administración espera se recuperen en un plazo mayor a los doce meses (más de un año).

Ahora bien…

¿Qué otras cuentas por cobrar tenemos que no son derviadas de nuestros clientes?

La NIF C-3 menciona que las “otras cuentas por cobrar” son derechos exigibles que se originan por actividades distintas a la venta de bienes o prestación de servicios como son: préstamos otorgados a empleados, saldos de impuestos a favor, reclamaciones por siniestros y otras transacciones.

Entonces ya nos queda claro que son y cómo se originan. Entonces esto nos lleva a analizar de qué manera debemos registrar y presentar dentro de nuestros estados financieros.

El párrafo 42 de la NIF C-3 menciona que “las otras cuentas por cobrar” deben reconocerse en el balance general en el momento en que se conocen, es decir, en el momento en que se tiene derecho a exigirlas.

Las mencionadas “otras cuentas por cobrar” deben reconcerse a su valuarse a su monto que le corresponda, es decir, a su valor nóminal.

¿Qué pasa con las otras cuentas por cobrar en moneda extranjera?

El párrafo 43.2 menciona que en moneda extranjera deberán convertirse a la moneda funcional aplicando el tipo de cambio de cierre; es decir, el tipo de cambio con el cual la entidad pud haber realizado las otras cuentas por cobrar a la fecha del balance general. Las diferencias que surjan de la conversión de la moneda extranjera deben registrarse en el RIF (Resultado Integral de Financiamiento).

CONCLUSION

Entonces ya nos queda claro a que se refieren las “otras cuentas por cobrar” y como estas deben reconocerse y registrarse en el balance general al cierre del ejercicio. Estas otras cuentas no deben de mesclarze con las que se originan con nuestros clientes, ya que su naturaleza es distinta y al momento de querer realizar cualquier analisis respecto a nuestra cobranza pudiera distorsionar la información financiera.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.