Declarar en ceros cuando no es el caso y sus graves consecuencias

0

Tal vez porque no te has visto cara a cara con el SAT en esta situación, pero declarar en ceros cuando sí había datos que informar puede traer graves y costosas consecuencias, ya que esta práctica es sancionada de diversas formas y desde varios puntos que van desde la defraudación fiscal hasta declaraciones mal hechas.

Ocurre que cuando la fecha para presentar una declaración llegar (ya sea mensual, bimestral, semestral o anual) no siempre contamos con toda la información para poder determinar el cálculo de impuestos, y para quedar bien con el jefe o con nosotros mismos, nos metemos al SAT y presentamos dicha declaración en ceros.

Quizá no habría problemas si de verdad no tuvieras nada que declarar, para eso es una declaración en ceros, pero cuando sí hay ingresos y gastos, estás en un grave problema por intentar tapar el sol con un dedo.

Consecuencias por presentar declaraciones en ceros

Vayamos por partes, pues declarar en ceros cuando sí hay datos es:

  • Falsear la información
  • Defraudación fiscal
  • Declaración mal presentada
  • Declaración con errores.

Estos simples 4 hechos pueden detonar una serie de problemas que pueden no salir nada baratos. Quizá el más grave de todos es la defraudación fiscal, porque puede darse el caso de que existan impuestos a pagar y estos no fueron declarados y por ende pagados.

Recordemos que la defraudación fiscal está bien definida en el artículo 108 del CFF:

“Comete el delito de defraudación fiscal quien con uso de engaños o aprovechamiento de errores, omita total o parcialmente el pago de alguna contribución u obtenga un beneficio indebido con perjuicio del fisco federal”

¿Recuerdas que presentaste la declaración en ceros porque no tenías la información en tiempo? Eso es aprovecharse de una situación.

Declarar en ceros cuando sí había datos que informar puede traer graves y costosas consecuencias.

Penas por defraudación fiscal

Lo menos que te puede pasar como pena en un juzgado por defraudación fiscal es pasar 3 meses en prisión cuando el monto no exceda de $1,540,350. Lo menos. Y puedes llegar a pasar hasta 9 años cuando fuera mayor de 2,310,520.

Como verás, es una situación muy grave que se ha menospreciado por parte de muchos contadores, pues en el momento que el SAT inicie un proceso por defraudación fiscal y te halles culpable, la cosa se va a poner muuuy fea. Te recomiendo que cheques el artículo 108 en cuestión para que estés bien informado.

Multas y sanciones por declarar mal o no declar

Ahora bien, lo menos que te puede pasar es que el SAT se percate de que sí tuviste operaciones y mandaste en ceros tu declaración y simplemente te requiera esta información.

En este escenario solo se te aplicarán multas y sanciones por declaraciones mal presentadas y por requerimiento. Las multas por declaraciones mal presentadas, desde el 2018 según los anexos publicados el 29 de diciembre del 2017, van desde:

  • Los $4,260 a los $14,230 cuando se presenten incompletas, con errores o en forma distinta a lo señalado.

Y no solo eso, sino que además si se trata de una DIOT, por ejemplo, y tienes más de 500 registros, cada registro puede costar desde los $30.00 hasta los $300.00 pesos. Ese pequeño importe multiplícalo por el número de registros y tendrás tu multa.

Solución a una declaración presentada en ceros

Si ya comprendiste la gravedad de la situación y no quieres que el SAT te sancione en sus múltiples modalidades, puedes presentar una declaración complementaria, pero recuerda que no puedes presentar más de 3 por un mismo periodo.

¿Aún te quedaron ganas de presentar una declaración en ceros?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.