Una buena razón para tener a tus trabajadores en regla

0

Cuando iniciamos un negocio, son miles los obstáculos que salen con el paso, sin embargo, los trabajadores son un tema sumamente delicado, ya que como en este mundo existen cosas muy buenas, también existen cosas malas. ¿Quieres evitarte una dolorosa demanda que bien podría hacerte cerrar tu negocio? Checa esto.

Si tienes trabajadores o estás pensando en tener trabajadores, hay muchas reglas y cosas que debes considerar. Un ejemplo claro es darlos de alta en el IMSS, ya que si bien es un gasto extra, te respalda a ti como patrón en caso de que el trabajador sufra algún accidente o de plano muera. Esto en el mejor de los casos, ahora que si las cosas aún no andan del todo bien lo que puedes hacer es contratar personal bajo el esquema de Asimilados a Salarios, pero ojo, en este esquema los horarios de trabajo los pone el trabajador (o eso debería de ser), ya que se entiende que bajo este tipo de pago es el trabajador quien vende los servicios de manera independiente (ojo, tampoco confundir con servicios profesionales); simplemente es como su nombre lo indica: Un sueldo asimilado (o parecido) al salario. Los trabajadores que decidan laborar en estas condiciones deberán considerar que no existen vacaciones, ni aguinaldo ni utilidades, ya que estrictamente no son trabajadores de la empresa, simplemente ofrecen un servicio aparte, eso sí, tampoco deben de seguir ordenes exacta de quien los contrató ni mucho menos seguir un horario  laboral. Por desgracia, todo esto ocurre bajo otros lineamientos.

¿Qué ocurre si el trabajador no recibe seguridad social?

Si nadie dice nada, y tanto los trabajadores como los empresarios siguen su vida cotidiana, es poco probable que ocurra algo, por desgracia esto tampoco ocurre, pues en la mayoría de los casos los trabajadores son despedidos sin justificación, obligados a renunciar y sencillamente se les niega la entrada a su estancia de trabajo (y para prueba de ello, te invito a que veas la sección de comentarios del artículo de Cómo calcular mi finiquito). Ya sea que las argumentaciones del patrón sean válidas o no, el trabajador tiene una enorme ventaja en este sentido, mientras que el patrón solo puede valerse de amenazas.

Si el trabajador nunca ha recibido ningún tipo de seguridad social y tampoco recibía pagos por sueldos asimilados a salarios, puede realizar una demanda en las autoridades laborales pertinentes, o lo que es lo mismo, La Junta Federal de Conciliación y Arbitraje. Ahí existe gente experta y calificada para orientar y llevar los casos de estos trabajadores, y cuando el patrón reciba una visita de esta honorable gente, el chiste le va a salir muy caro. Además de pagarle al empleado todas sus prestaciones que por ley tenía derecho, se hará acreedor a una multa por las inconsistencias laborales y todo lo que resulte.

El otro lado de la moneda, o cuando el trabajador es el malo de la historia

trabajadores demanda 2

Todo lo que acabo de describir es por fallas en la administración de los empresarios, pero, ¿qué ocurre, cuando tratando de llevar todo en regla, el trabajador abusa de la confianza y labora en una empresa con la única intención de demandar? Parece estúpido, pero existe. Así como hay patrones desalmados que obligan a trabajar a sus empleados en condiciones deplorables, también existen mal nacidos que lo único que buscan es herir al pequeño empresario.

La forma en que operan estas personas es más o menos así.

Entran a una empresa, y en lo primero que se fijan es ver si hay un contrato de por medio, si lo hay, siguen con verificar si se les dará seguridad social, si no, revisar que su pago sea fuera de algún esquema tributario (el famoso Asimilado a salario). Si alguno de estos puntos falla, simplemente esperarán un par de meses y comenzarán los dolores de cabeza para el empresario, pues demandarán argumentando que no tienen prestaciones de ley ni seguridad social, que son sobreexplotados y sus horas extras no son pagadas. La cosa se puede poner verdaderamente difícil si el empresario no tiene nada para comprobar que lo que dice el trabajador es falso.

Por otro lado, al notar que la empresa tiene un poco de fuerza administrativa, irán a buscar otros elementos un tanto más complejos, como el control de horas, la falta de seguridad en el lugar o verificar con qué salario se le da de alta en el seguro social.

Por desgracia en Junta de Conciliación y Arbitraje también existen sus lados oscuros, y existen verdaderas mafias que apoyan al trabajador para demandar e empresas que, a falta de recursos y salir al paso, intentan contribuir con la falta de desempleo.

Así es, y en resumidas cuentas, existe gente que solamente entra a trabajar para buscar demandar a las empresas y sacarles dinero. Para empresas medianas o grandes, esto no supone problema, pero para las Microempresas o empresas pequeñas esto es un verdadero dolor de cabeza, ya que los desembolsos de dinero por parte de la empresa pueden ir desde los 10 mil hasta los 500 mil pesos o incluso más.

Esto no es para que te espantes, pero son medidas que aunque cuestan más dinero, siempre es mejor que pagar el remedio, que en el peor de los casos puede terminar con el negocio de tu vida.

¿A cuántos trabajadores tienes sin seguridad social, o teniéndola, con qué salario están registrados?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.