Reforma al artículo 69-B del CFF

1

Recientemente fue aprobada una serie de reformas que sufrirá el Código Fiscal de la Federación, en esta ocasión hablaremos del artículo 69-B, que versa sobre las operaciones inexistentes, y al cual, por esta modificación, se le han agregado tres párrafos, con los que se pretende dar certeza jurídica a los contribuyentes (aparentemente) que se encuentren en los supuestos que este artículo señala.

Que dice el artículo 69-B antes del cambio, y de forma general:

“Para  quien es sujeto de una presunción de operaciones inexistentes, (quien emitió los comprobantes), la autoridad le notificará mediante buzón tributario, mediante la página de internet del SAT, y mediante publicación en el DOF (Diario Oficial de la Federación) de dicha presunción, el contribuyente deberá aportar la información y documentación necesarias para desvirtuar los hechos por los que le notificaron, para esto último, contarán con un plazo de quince días contados a partir de la última de las notificaciones efectuada.

Partiendo de lo anterior, la autoridad contará con un plazo de cinco días para valorar la información aportada, y notificará la respuesta al contribuyente a través de su buzón tributario; y publicará por los mismos medios, únicamente a los contribuyentes que no hayan desvirtuado.

En el caso de aquellos contribuyentes, personas físicas o morales, que dieron efectos al o a los comprobantes que amparan operaciones presuntamente inexistentes,  tendrán treinta días a partir de que, quien le emitió los comprobantes haya sido publicado,  para acreditar ante la autoridad, que efectivamente adquirieron los bienes o recibieron los servicios amparados en dichos comprobantes, o en su caso, tendrán el mismo plazo para que mediante declaraciones complementarias corrijan su situación fiscal.

Cuando la autoridad fiscal detecte que una persona física o moral no acreditó la efectiva prestación del servicio o adquisición de los bienes, o no corrigió su situación fiscal, determinará el o los créditos fiscales correspondientes, y las operaciones amparadas en los comprobantes fiscales, sujetos de presunción, se considerarán como actos o contratos simulados para efecto de delitos fiscales.”

Ahora bien, de lo anterior, se observan dos situaciones:

  • La primera, quien emitió los comprobantes, motivo de la referida presunción y,
  • La segunda, quien haya dado algún efecto fiscal al comprobante, (quien recibió)

Para la primera, en los párrafos adicionales de la reciente reforma, no se aprecia algún cambio, observemos un resumen de los “nuevos” párrafos:

Análisis a la reforma del artículo 69-B

Si se opta por acreditar que efectivamente se han adquirido los bienes o se han recibido servicios amparados en los comprobantes fiscales, presuntamente inexistentes, la autoridad podrá requerir información o documentación adicional. El contribuyente contará con diez días a partir del día hábil siguiente a aquél en que haya notificado el requerimiento, para proporcionar la información y documentación solicitada, y dicho plazo se podrá ampliar por diez días más, siempre que el contribuyente presente su solicitud dentro del plazo inicial de diez días.

Si se cumple el plazo, y la información y documentación adicional requerida no se proporcione, o se proporcione incompleta, la autoridad valorará y resolverá la situación únicamente con las pruebas aportadas.

La autoridad fiscal tendrá un plazo de treinta días para resolver si el contribuyente acreditó que efectivamente adquirió los bienes o recibió los servicios que amparan los comprobantes ya descritos (presuntos), contados a partir del día en que presente su solicitud de aclaración, o bien, de que se tenga por cumplido el requerimiento de información.

Por lo que se puede ver, en los párrafos en comento, se prevé la segunda situación, en la que se da oportunidad de otorgar más tiempo al contribuyente, persona física o moral, que haya adquirido los bienes o que haya recibido servicios, para desvirtuar su situación, ya que, en el caso de no hacerlo, surtirá efectos lo establecido en el último párrafo:

“Cuando la autoridad fiscal detecte que una persona física o moral no acreditó la efectiva prestación del servicio o adquisición de los bienes, o no corrigió su situación fiscal…”

y esto sin contar, que en el artículo de la reforma ya descrito no dice en que momento le notifican a quien recibió el comprobante, que el contribuyente que se lo expidió, se encuentra publicado por presuntas operaciones inexistentes, por lo que, básicamente se le está presionando, por así decirlo, a estar al pendiente de las publicaciones a que el artículo 69-B se refiere.

Cabe mencionar que, este al igual que otros muchos preceptos, es motivo de diferentes interpretaciones y criterios, por lo que es de suma importancia analizarlo aún más a fondo para no caer en uno de los supuestos establecidos en este artículo.

Si quieres conoces más a fondo los cambios que ya fueron aprobados para la modificación del CFF, te invitamos a leer nuestra revista del mes de Mayo 2018:

1 Comentario

  1. NO ME QUEDA CLARO CUALES SON ESAS PRUEBAS QUE EL CONTRIBUYENTE DEBA APORTAR PARA DESVIRTUAR LA INEXISTENCIA DE LAS OPERACIONES, OBVIAMENTE E INDEPENDIENTEMENTE DE LAS FORMAS DE PAGO ESTABLECIDAS EN LEY Y LA EXPEDICION DE UN COMPROBANTE CFDI.

Dejar una respuesta